Noti-flash

La Noticia de la Frontera Sur

Le dan 60 puñaladas

Fémina de 38 años sufre brutal ataque en el Centro

 

por Freddy Leon.-CHETUMAL.Aunque sobrevive de manera milagrosa, María Josefina Peraza se debate entre la vida y la muerte en la clínica del ISSSTE, debido a que un grupo de delincuentes encapuchados le propinaron más de 60 puñaladas con un arma punzante, probablemente por motivos personales, en el interior de su hogar situado en la colonia Centro de Chetumal. La hija de esta mujer presenció el sangriento ataque pero no ha podido proporcionar suficientes datos como para resolver el caso.

Un operador del número de emergencias 066 recibió una llamada de auxilio al filo de las cuatro y media de la mañana, en la que una adolescente de 16 años de edad, cuyas iniciales son V.I.T.P., pedía ayuda de manera desesperada, pues aseguraba que un grupo de delincuentes intentó asesinar a su madre en el interior de su hogar, situado en el cruce de las avenidas Carmen Ochoa de Merino y José María Morelos.

Policías estatales y paramédicos acudieron al lugar y brindaron los primeros auxilios a María Josefina Peraza Aké, de aproximadamente 38 años de edad, misma que tenía alrededor de 60 lesiones en el rostro, pecho, brazos y espalda, producidas con un objeto punzante, al parecer un picahielo.

La lesionada fue internada en la clínica del ISSSTE, donde fue sometida a dos intervenciones quirúrgicas, efectuadas por médicos que realizan una ardua labor para salvarle la vida.

Agentes judiciales se entrevistaron con la hija de la agraviada, misma que comentó que cuatro malhechores encapuchados y al menos uno de ellos armado con un revolver, rompieron la puerta delantera de su hogar y se introdujeron hasta la habitación donde dormía su madre.

La joven aclaró que en un principio creyó que se trataba de policías o militares que, por confusión, pretendían catear el lugar, pero se aterrorizó al ver que estos delincuentes le clavaron a su madre un tipo de arma en varias partes del cuerpo y sólo dejaron de atacarla cuando creyeron que había fallecido.

Finalmente, relató que los encapuchados se dieron a la fuga a bordo de un automóvil de color negro, cuyo modelo y placas no logró reconocer, por lo que el operativo montado por la Policía Estatal Preventiva concluyó sin resultados positivos, pese a que se prolongó por casi dos horas.

Trascendió extraoficialmente que este claro intento de ejecución podría tener su origen en una venganza por motivos personales, ya sea de índole económico o familiar, pues al parecer los encapuchados mencionaron durante el cruento ataque a la mujer que por fin estaba obteniendo lo que merecía.

La Procuraduría General de Justicia asignó a un grupo de policías judiciales y a un agente ministerial para que atiendan el caso y lo resuelvan a la brevedad posible; no obstante, las primeras indagatorias indican que este atentado no tenía el objetivo de asesinar a la mujer ni tampoco existen sospechas de que el motivo de la agresión fuera del índole pasional, lo que complica esta investigación.

Por su parte, la Procuraduría de Justicia informó que la agraviada fue internada en la clínica del IMSS y presentó lesiones punzocortantes de 2 a 3 centímetros en cara, brazo, abdomen, dorso y columna, y que agentes del Grupo de Homicidios de la PJE acudieron al nosocomio en donde el médico de turno Nelson Chan confirmó el ingreso de la paciente identificada como María Josefina Aké Peraza, de 40 años de edad, quien presentaba diversas heridas por arma blanca, las que no penetraron órgano vital alguno, aunque su estado de salud es reportado como delicado.

Entrevistada sobre la agresión de la cual dijo fue víctima por parte de 3 personas, agregó que ocurrió esta madrugada mientras dormía en su vivienda. Añadió que de momento escuchó ruidos y al preguntar quién era de inmediato sintió que un hombre le tapó su boca, que otro la golpeaba y un tercero la apuñalaba por la espalda y aunque intentó gritar no pudo porque la tenían sujetada, aunado a la oscuridad no pudo distinguir quiénes eran.

Agentes de la PJE abundan que también entrevistaron a Teresa Guadalupe Aké, de 72 años de edad, quien informó que dormían en la sala de su cuarto, en virtud de que están remodelando el inmueble, y de momento escuchó que su hija pedía ayuda y al acercarse a ella notó que sangraba, de igual manera dijo que no pudo observar a los presuntos responsables de este hecho.

El agente del Ministerio Público por su parte reporta que integra la averiguación previa 1479/5-2010 con base en el reporte hecho por las autoridades de la clínica del IMSS quienes esta madrugada reportaron el caso a través de la asistente médico Miriam Rodríguez.   Fuente , DQR.

16/05/2010 - Posted by | Quintana Roo

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: