Noti-flash

La Noticia de la Frontera Sur

“Tuercen” la Ley para destruir manglares

La práctica se está haciendo común en varios Estados del país, bajo el argumento de que detiene el desarrollo turístico y económico

 

El ar­tí­cu­lo (el 60 TER) a la Ley Ge­ne­ral de Vi­da Sil­ves­tre

 

Por Freddy Leon.-ME­XI­CO, D.F., 23 de agos­to.- Cre­cer en­tre man­gla­res mar­có su fu­tu­ro. Joan­na Acos­ta na­ció muy cer­ca del es­te­ro del In­fier­ni­llo, en Ma­za­tlán, Si­na­loa. Cuan­do cre­ció co­men­zó a es­cu­char una que­ja re­cu­rren­te en­tre la gen­te de su co­mu­ni­dad: “La pes­ca es ca­da vez peor”. “No hay bue­na pes­ca, por­que el man­glar se es­tá mu­rien­do”, es­cu­chó de­cir a un bió­lo­go de la re­gión.

Aho­ra, esas pa­la­bras re­sue­nan más allá de Ma­za­tlán. Su eco se es­cu­cha tam­bién en Quin­ta­na Roo, Yu­ca­tán, Co­li­ma, Ve­ra­cruz, Na­ya­rit y otros Es­ta­dos que po­seen man­glar, un pe­cu­liar eco­sis­te­ma que cre­ce en bue­na par­te de las cos­tas del país, así co­mo en las la­gu­nas y ríos cer­ca­nos al mar.

Mé­xi­co no de­be­ría es­tar per­dien­do áreas de man­glar. Des­de ha­ce dos años exis­te una Ley que los pro­te­ge y que, in­clu­so, ha si­do uti­li­za­da por el Go­bier­no Fe­de­ral y por el Par­ti­do Ver­de Eco­lo­gis­ta de Mé­xi­co co­mo una ban­de­ra que se on­dea con fer­vor cuan­do se quie­re de­mos­trar que se pro­te­ge a los eco­sis­te­mas.

Con to­do y esa pro­tec­ción le­gal, los man­gla­res pier­den te­rre­no. La pa­ra­do­ja es que, en mu­chos ca­sos, quie­nes im­pul­san su des­truc­ción son los en­car­ga­dos de ve­lar por su cui­da­do.

En va­rias re­gio­nes del país se rea­li­zan, o es­tán en puer­ta, pro­yec­tos que afec­tan al man­gle y mu­chos de ellos tie­nen el aval del Go­bier­no Fe­de­ral o de los es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les. Ade­más, hay ini­cia­ti­vas de Ley que bus­can de­bi­li­tar la le­gis­la­ción que pro­te­ge a es­tos eco­sis­te­mas, cu­ya im­por­tan­cia no es me­nor.

Los man­gla­res no só­lo son há­bi­tat de di­ver­sas es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les, si­no tam­bién fun­cio­nan co­mo ba­rre­ra que pro­te­ge a la cos­ta con­tra hu­ra­ca­nes y tor­men­tas. Ade­más, en ellos se re­pro­du­cen cer­ca de 70% de las es­pe­cies pes­que­ras de im­por­tan­cia co­mer­cial.

PRIO­RI­DA­DES, SE­GUN EL MO­MEN­TO

El 1 de fe­bre­ro de 2007, el Pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón emi­tió un de­cre­to pa­ra aña­dir un nue­vo ar­tí­cu­lo (el 60 TER) a la Ley Ge­ne­ral de Vi­da Sil­ves­tre. Es­ta nue­va nor­ma di­ce: “Que­da pro­hi­bi­da la re­mo­ción, re­lle­no, tras­plan­te, po­da o cual­quier obra o ac­ti­vi­dad que afec­te el flu­jo hi­dro­ló­gi­co del man­glar”. Así que cual­quier obra que se de­see rea­li­zar de­be res­pe­tar es­te eco­sis­te­ma.

El ob­je­ti­vo fue de­te­ner la ace­le­ra­da des­truc­ción a la que era so­me­ti­do es­te eco­sis­te­ma por el de­sa­rro­llo ur­ba­no, la in­fraes­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca, la ex­pan­sión de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría.

Pe­se a la exis­ten­cia de la Ley, Go­bier­nos es­ta­ta­les, mu­ni­ci­pa­les, de­sa­rro­lla­do­res pri­va­dos, así co­mo el Fon­do Na­cio­nal de Fo­men­to al Tu­ris­mo (Fo­na­tur) y la Co­mi­sión Fe­de­ral de Elec­tri­ci­dad (CFE) im­pul­san pro­yec­tos en zo­nas de man­glar.

Uno de ellos es la hi­droe­léc­tri­ca Las Cru­ces, en el río Ba­luar­te, en Ma­ris­mas Na­cio­na­les. Otro es el Cen­tro In­te­gral­men­te Pla­nea­do de la Cos­ta del Pa­cí­fi­co (CIP) que, se­gún los pla­nes de Fo­na­tur, se ubi­ca­rá en Es­cui­na­pa, Si­na­loa, cer­ca de la La­gu­na de Hui­za­che-Cai­ma­ne­ro.

ECO­SIS­TE­MA DES­PRE­CIA­DO

Des­de que se pu­bli­có el de­cre­to, Go­ber­na­do­res, pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les, in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos, le­gis­la­do­res e in­clu­so fun­cio­na­rios fe­de­ra­les le­van­ta­ron su voz con­tra la Ley. El ar­gu­men­to más uti­li­za­do ha si­do que “de­tie­ne el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co del país”.

Cien­tí­fi­cos de­mues­tran lo con­tra­rio. Los me­xi­ca­nos Eze­quiel Ex­cu­rra (Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia) y Oc­ta­vio Abur­to (Ins­ti­tu­to de Ocea­no­gra­fía Scripps de Ca­li­for­nia) pre­sen­ta­ron un es­tu­dio so­bre el Gol­fo de Ca­li­for­nia, en don­de una hec­tá­rea de man­glar ge­ne­ra anual­men­te 37 mil 500 dó­la­res pa­ra las eco­no­mías lo­ca­les, só­lo por la ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos pes­que­ros.

Y es que los man­gla­res son con­si­de­ra­dos co­mo “los cu­ne­ros del Océa­no”, por­que en­tre sus raí­ces na­cen y cre­cen es­pe­cies de im­por­tan­cia co­mer­cial co­mo ró­ba­los, jai­bas, ca­ma­rón, cha­nos, li­sas, ba­gres y mo­ja­rras. Al­gu­nas de ellas, en su eta­pa ju­ve­nil, sa­len al Océa­no.

Jor­ge Ló­pez Por­ti­llo, es­pe­cia­lis­ta en man­gla­res del Ins­ti­tu­to de Eco­lo­gía de Xa­la­pa, ex­pli­ca que hay en­tre 30 y 40 es­pe­cies de pe­ces y os­tio­nes que de­pen­den de es­tas zo­nas.

A ni­vel mun­dial los man­gla­res son ca­da vez más apre­cia­dos, so­bre to­do tras el tsu­na­mi en In­do­ne­sia (2004) y del hu­ra­cán Ka­tri­na (2005). Es­tu­dios pos­te­rio­res a los de­sas­tres mues­tran que las zo­nas más afec­ta­das fue­ron aque­llas en don­de ya no ha­bía man­gle.

In­clu­so, se cal­cu­la que una hec­tá­rea de man­glar ofre­ce pro­tec­ción de cos­tas con­tra tor­men­tas, ci­clo­nes, hu­ra­ca­nes y tsu­na­mis que equi­va­le a tres mil dó­la­res.

El cos­to de ter­mi­nar con el man­glar y des­pués re­ci­bir un gol­pe de un hu­ra­cán se ha cal­cu­la­do en has­ta 33 mil dó­la­res por hec­tá­rea.

Al per­mi­tir que exis­ta un de­sa­rro­llo ur­ba­no o tu­rís­ti­co en una zo­na de man­glar, di­ce el in­ves­ti­ga­dor Jor­ge Ló­pez Por­ti­llo, es­ta­mos arries­gan­do la vi­da de las per­so­nas, su pa­tri­mo­nio y el pa­tri­mo­nio na­cio­nal, “por­que cuan­do exis­te una con­tin­gen­cia por un de­sas­tre, quie­nes pa­gan los da­ños no son los que des­tru­ye­ron el man­glar”.

DA­ÑO CON AU­TO­RI­ZA­CION

De­fen­der los man­gla­res no ha si­do una ta­rea fá­cil pa­ra la agru­pa­ción Bios Igua­na, con se­de en Co­li­ma. Ahí, el ar­tí­cu­lo 60 TER de la Ley Ge­ne­ral de Vi­da Sil­ves­tre no ha si­do su­fi­cien­te pa­ra pro­te­ger el man­glar. Ha­ce seis me­ses se ta­la­ron 30 hec­tá­reas de man­gle en la La­gu­na de San Pe­dri­to, pa­ra cons­truir la am­plia­ción del Puer­to de Man­za­ni­llo.

De na­da sir­vie­ron las de­nun­cias an­te la Pro­fe­pa, ni las de­man­das con­tra fun­cio­na­rios. “La úni­ca res­pues­ta que ob­tu­vi­mos es que to­do es­ta­ba bien. Que la au­to­ri­za­ción pa­ra las obras se dio an­tes del 60 TER”, ex­pli­có Es­pe­ran­za Sa­la­zar, coor­di­na­do­ra de Bios Igua­na.

Es­ta or­ga­ni­za­ción aho­ra quie­re evi­tar que se cons­tru­ya una plan­ta re­ga­si­fi­ca­do­ra de gas li­cua­do en la la­gu­na de Cu­yu­tlán, pro­pues­ta por la CFE. En es­te ca­so, aun con el ar­tí­cu­lo 60 TER, el pro­yec­to se apro­bó. Pa­ra lo­grar­lo, los Go­bier­nos es­ta­tal y mu­ni­ci­pal cam­bia­ron el or­de­na­mien­to eco­ló­gi­co te­rri­to­rial y se ar­gu­men­tó que la plan­ta ga­si­fi­ca­do­ra ayu­da­ría a re­cu­pe­rar las da­ña­das con­di­cio­nes de la la­gu­na de Cu­yu­tlán, por­que se au­men­ta­ría, en 400 me­tros, el ca­nal Te­pal­ca­tes pa­ra que en­tre más agua de mar a la la­gu­na y así res­tau­rar la zo­na.

La Se­cre­ta­ría del Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les (Se­mar­nat) au­to­ri­zó el pro­yec­to, ya que el 60 TER per­mi­te que se rea­li­cen obras y pro­yec­tos de man­te­ni­mien­to o res­tau­ra­ción del man­glar.

“Aho­ra re­sul­ta que un pro­yec­to in­dus­trial es la sal­va­ción de un eco­sis­te­ma”, iro­ni­za Es­pe­ran­za Sa­la­zar. Bios Igua­na, jun­to con otras or­ga­ni­za­cio­nes, de­nun­ció es­te pro­yec­to an­te la Co­mi­sión de Coo­pe­ra­ción Am­bien­tal pa­ra Amé­ri­ca del Nor­te.

Es­pe­ran­za Sa­la­zar es­tá in­dig­na­da: “En el ex­tran­je­ro, el Go­bier­no me­xi­ca­no pre­su­me que tie­ne las me­jo­res le­yes am­bien­ta­les, que es­tá pro­te­gien­do la na­tu­ra­le­za. Sin em­bar­go, en ca­sa lo que ha­ce es to­do lo con­tra­rio”.

DES­TRUC­CION NA­CIO­NAL

Joan­na Acos­ta de­jó su na­tal Ma­za­tlán pa­ra es­tu­diar bio­lo­gía. Aho­ra, tra­ba­ja co­mo Ana­lis­ta de Per­cep­ción Re­mo­ta, en la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra el Co­no­ci­mien­to y Uso de la Bio­di­ver­si­dad (Co­na­bio), y for­ma par­te de los in­ves­ti­ga­do­res del Pro­gra­ma de Mo­ni­to­reo de los Man­gla­res de Mé­xi­co. Par­te de su la­bor ha si­do rea­li­zar so­bre­vue­los por las zo­nas con man­glar.

En mar­zo de 2008 los in­ves­ti­ga­do­res de Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra el Co­no­ci­mien­to y Uso de la Bio­di­ver­si­dad y de otras ins­ti­tu­cio­nes rea­li­za­ron el pri­mer vue­lo so­bre la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán. Cin­co me­ses des­pués re­gre­sa­ron pa­ra co­rro­bo­rar da­tos. “En ese pe­rio­do, la can­ti­dad de ho­te­les e in­fraes­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca que se cons­tru­yó so­bre los man­gla­res fue im­pre­sio­nan­te”.

En 2005, la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán su­frió el pa­so del hu­ra­cán Wil­ma; mu­chas zo­nas de man­gle se da­ña­ron, in­clu­so, pa­re­cía que es­ta­ban muer­tas, “pe­ro no es así, es­tá en pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción”, ex­pli­ca Acos­ta. Sin em­bar­go, la gen­te del lu­gar y los ho­te­le­ros apro­ve­cha­ron la apa­rien­cia del man­glar pa­ra “frac­cio­nar y cons­truir”.

En Ma­ha­hual, Quin­ta­na Roo, des­pués del pa­so del hu­ra­cán Dean, en 2007, los po­bla­do­res y de­sa­rro­lla­do­res ho­te­le­ros re­lle­na­ron y des­tru­ye­ron áreas de man­glar.

La his­to­ria se re­pi­te en Puer­to Mo­re­los, tam­bién en Quin­ta­na Roo, uno de los pun­tos con­si­de­ra­dos co­mo “zo­nas de al­to ries­go” pa­ra el man­glar, por es­tar ro­dea­do de zo­na ur­ba­na y te­ner un cre­ci­mien­to tu­rís­ti­co.

Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién han iden­ti­fi­ca­do da­ños en La­gu­na de Tér­mi­nos (Cam­pe­che), en Puer­to Pro­gre­so (Yu­ca­tán), en Ma­ris­mas Na­cio­na­les (Si­na­loa-Na­ya­rit), en la En­cru­ci­ja­da (Chia­pas), en Ba­hía San­ta Ma­ría-La Re­for­ma (Si­na­loa), en­tre otros.

Los man­gla­res, de acuer­do con los es­pe­cia­lis­tas, es­tán sien­do afec­ta­dos, so­bre to­do por ca­na­les mal pla­ni­fi­ca­dos, cons­truc­ción de ca­rre­te­ras, in­fraes­truc­tu­ra ur­ba­na, por­tua­ria y tu­rís­ti­ca, así co­mo por gran­jas ca­ma­ro­ní­co­las, agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría.

IM­PU­NI­DAD AM­BIEN­TAL

En el de­te­rio­ro del man­glar los Ayun­ta­mien­tos han ju­ga­do un pa­pel pro­ta­gó­ni­co.

Ale­jan­dro Oli­vei­ra, de Green­pea­ce-Mé­xi­co, po­ne co­mo ejem­plo el ca­so del mu­ni­ci­pio de Be­ni­to Juá­rez, en Quin­ta­na Roo, que a prin­ci­pios de agos­to mo­di­fi­có el uso de sue­lo en una zo­na de man­glar, pa­ra cons­truir una pla­za.

A ni­vel fe­de­ral, tam­bién hay se­rias omi­sio­nes. Gus­ta­vo Ala­nís, pre­si­den­te de CEM­DA, re­sal­ta que hay pro­yec­tos que se au­to­ri­zan, y a los cua­les se les po­ne una se­rie de con­di­cio­nan­tes, pe­ro “no se cum­plen, por­que nin­gu­na au­to­ri­dad les da se­gui­mien­to. Ahí se dan una se­rie de irre­gu­la­ri­da­des”.

O, sim­ple­men­te, los de­sa­rro­lla­do­res des­tru­yen y des­pués pa­gan la mul­ta. Por ejem­plo, ha­ce una se­ma­na, en la Re­ser­va del Pal­mar, en Yu­ca­tán, ma­qui­na­ria pe­sa­da des­tru­yó el man­glar.

“No te­nía per­mi­sos pa­ra ha­cer­lo”, ase­gu­ra Jor­ge He­rre­ra, in­ves­ti­ga­dor del Cin­ves­tav-Mé­ri­da.

“Gran par­te de lo que es­tá su­ce­dien­do con el man­glar no tie­ne que ver con la efi­cien­cia de la Ley, si­no con la co­rrup­ción”, de­nun­ció Bea­triz Bu­ge­da, miem­bro del Ob­ser­va­to­rio Ciu­da­da­no de Vi­gi­lan­cia Am­bien­tal, agru­pa­ción en la que par­ti­ci­pan di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas.

El pro­ble­ma, apun­tó Gus­ta­vo Ala­nís, es que mu­cha gen­te es­tá acos­tum­bra­da a vio­lar la ley y no pa­sa na­da. “En Mé­xi­co so­mos cam­peo­nes pa­ra le­gis­lar, pe­ro el pro­ble­ma real del país es la no apli­ca­ción efec­ti­va de las le­yes”, di­ce.

Ade­más, exis­te “una fuer­te pre­sión” pa­ra cam­biar la Ley, ase­gu­ra Ala­nís, quien men­cio­na que los más in­te­re­sa­dos en ha­cer­lo son los de­sa­rro­lla­do­res tu­rís­ti­cos, Go­ber­na­do­res, pe­ro tam­bién “las Se­cre­ta­rías de Tu­ris­mo, Fo­na­tur, Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes”.

Una mues­tra de ello es que des­de la apro­ba­ción del ar­tí­cu­lo 60 TER se han pre­sen­ta­do en la Cá­ma­ra de Di­pu­ta­dos al me­nos cin­co pro­yec­tos de ley pa­ra re­for­mar­lo. Has­ta aho­ra, or­ga­ni­za­cio­nes am­bien­ta­lis­tas e in­ves­ti­ga­do­res han lo­gra­do de­te­ner­las.

Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad hay dos pro­pues­tas de re­for­mas pre­sen­ta­das por le­gis­la­do­res del PRI. Ade­más, di­pu­ta­dos elec­tos en los pa­sa­dos co­mi­cios (Car­los Joa­quín Gon­zá­lez, del PRI, y Gus­ta­vo Or­te­ga, del PAN) ya ad­vir­tie­ron que en­tre sus “te­mas prio­ri­ta­rios” es­tá el aná­li­sis del 60 TER “pa­ra evi­tar que, en afán de pro­te­ger el man­gle, se afec­te el de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co”.

El es­pe­cia­lis­ta en man­gla­res del Su­res­te, Jor­ge He­rre­ra, in­ves­ti­ga­dor del Cin­ves­tav-Mé­ri­da, po­ne el de­do en la lla­ga: “Si los le­gis­la­do­res pro­po­nen ini­cia­ti­vas de es­ta na­tu­ra­le­za no es por ig­no­ran­cia so­bre la im­por­tan­cia de los man­gla­res, si­no por­que exis­te ma­la fe, por­que hay in­te­re­ses eco­nó­mi­cos que be­ne­fi­cian a cier­tos sec­to­res”.

He­rre­ra y otros in­ves­ti­ga­do­res del país se han or­ga­ni­za­do no só­lo pa­ra au­men­tar el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co so­bre el man­glar, si­no tam­bién pa­ra de­sa­rro­llar mé­to­dos que per­mi­tan su res­tau­ra­ción. Es­te tra­ba­jo lo han rea­li­za­do ya en Ce­les­tún, Cam­pe­che, y otras áreas.

No obs­tan­te, su la­bor es len­ta y se en­fren­ta a la fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos. En con­tras­te, el de­te­rio­ro del man­glar avan­za con ra­pi­dez. Y sin el man­glar, la pes­ca es “ca­da vez peor”, así co­mo la vul­ne­ra­bi­li­dad de nues­tro país an­te el cam­bio cli­má­ti­co.

28/08/2009 - Posted by | Nacional

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: