Noti-flash

La Noticia de la Frontera Sur

Los Narcos ven a la Zona Hotelera como una “inmensa narco-tienda”

A través de infiltrar al gremio taxistas, los traficantes de drogas penetraron sin problemas en la zona turística de Cancún, donde mantienen una extensa red de vendedores que ofrecen… lo que el cliente pide.

POR FREDDY LEON.-CANCÚN, MX.- Primero fueron reclutados, y en diversos grupos armaron la extensa red y estructura que conforman los narco-taxistas del sindicato “Andrés Quintana Roo” que cubren la Zona Hotelera ahora convertida en una inmensa “narco-tienda” que atrae como clientes a turista nacionales e internacionales y a consumidores locales quienes encuentran en los taxis, modernas narco-tienditas móviles abiertas y circulando a toda hora.

Ya identificados como narco-taxis, operan las 24 horas y se desplazan por todos los rincones de la zona de playas, sin ninguna clase de vigilancia y mucho menos obstáculo alguno.

Sólo enfrentan un gran obstáculo, la férrea y sanguinaria división de esta gran ruta de distribución del narco, ahora disputada a sangre y fuego por el grupo de “Los Pelones” del Cártel de los hermanos Beltrán Leyva contra “Los Zetas” del Cártel del Golfo.

Con ello los narco-taxis, la mayoría hace a un lado al turista o pasajero, y sólo busca afianzar su clientela es decir quienes son consumidores, para ofrecerlas droga y concretar la mayor cantidad de operaciones de compra-venta de estupefacientes, es decir cocaína, en pequeños sobres transparentes.

De forma paulatina y segura, inició la infiltración que poco a poco comenzó a apoderarse del servicio de taxis de la Zona Hotelera y comenzó a carcomer desde las raíces este servicio, caracterizado al cien por ciento de tipo turístico.

Y con ello el objetivo comenzó a cumplirse, porque el crimen organizado había vislumbrado y ambicionado el numeroso sector de consumidores extranjeros, nacionales y locales que encontraban en la Zona Hotelera una forma fácil y sencilla de surtirse directamente.

Con ello las operaciones de compra-venta de droga en la Zona Hotelera comenzó a padecer el control de la delincuencia organizada de forma directa y total. Y de manera contundente los taxistas que habían hecho de este sucio negocio parte de su “modus vivendi” pasaron a formar parte de la nueva estructura de la distribución de droga.
Con ello adoptaron el esquema de subordinarse a un “patrón” y los taxistas pasaron a ser miembros de un solo grupo que se apoderó del amplio mercado negro de la venta de estupefacientes en la zona de playas.

Y con ello surge la nueva modalidad de los narco-taxis, que complementaron la estructura diseñada y asentada en la zona de playas, bajo el control de un grupo criminal, que inicialmente fueron “Los Zetas” del Cártel del Golfo y hoy enfrentados contra “Los Pelones” del Cártel de “Los Hermanos Beltrán Leyva” que ya tienen presencia y cuentan con su estructura paralela que ambiciona y disputa a sangre y fuego el gran mercado de la Zona Hotelera.

El reclutamiento

Para el reclutamiento que marca la página más negra en la historia del sindicato “Andrés Quintana Roo”, se comenzó a registrar cuando sujetos ligados a la delincuencia organizada, llegaron al seno de la agrupación sindical.

Para taxistas con varios años de antigüedad, conocedores del sistema de trabajo, les resultó por demás extraño que quienes incursionaron de la noche a la mañana al sindicato, lo hicieron con un gran arranque financiero en donde aportaban con gran facilidad aportaciones económicas para la adquisición de vehículos, por su propia cuenta.

Ofrecieron vehículos, sin el pago de ningún enganche..!

Es decir, quienes llegaron al sindicato financiaron directamente la compra de unidades, sin la intervención, aval y participación del gremio sindical que durante años fue el vínculo directo para la tramitación y obtención de un crédito vehicular.

Ansiosos por estas abiertas facilidades muchos choferes con antigüedad, otros no tanto y varios operadores nuevos, se enrolaron en este modo sencillo de acceder a un crédito para obtener un vehículo.

Pocos y casi nadie analizó los riesgos. Muchos no sabían lo que les esperaba, emocionados por las “grandes facilidades”. Aunado a que nadie del sindicato “Andrés Quintana Roo, se preocupó por advertir, señalar y prevenir, los grandes riesgos en este tipo de créditos fáciles.

Las unidades vehiculares llegaron y al fin fueron entregadas a los operadores de los mismos.

Es ahí en donde comenzó a crecer la red y a establecerse uno de los tentáculos más grandes del narcomenudeo.

El sindicato de taxistas “Andrés Quintana Roo” había sido vulnerado y penetrado hasta sus más profundas raíces.

Y quienes recibieron los autos, adoptaban el compromiso tácito de subordinación al crimen organizado. Quienes recibieron los vehículos recibieron el compromiso de cubrir liquidaciones (pagos diarios) de 500 pesos o más.

Con ello la estructura del narcomenudeo comenzó a conformarse.

Y los choferes que no podían cumplir con los pagos, se les recogía sin miramientos el vehículo y lo que habían pagado diariamente lo perdían.

Fue de este modo que la gran estructura actualmente activa y que opera en la Zona Hotelera, permanece vigente, pero que tuvo como raíces, el ingreso de empresarios que se metieron hasta las raíces del gremio sindical “Andrés Quintana Roo. (Fuente: Por Esto! de Quintana Roo)

23/08/2009 - Posted by | Quintana Roo

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: