Noti-flash

La Noticia de la Frontera Sur

Sequia causa estragos en San Isidro La Laguna, Miguel Hidalgo, Caalunmil, Maya Balam y Kuchumatán

sequia%20acaba%20con%20esperanza%20en%20el%20campoPor Freddy Leon.-CHETUMAL.- En una his­to­ria que se re­pi­te co­mu­ni­dad tras co­mu­ni­dad, en el Mu­ni­ci­pio Ot­hón P. Blan­co, la gra­ve se­quía con­ti­núa ha­cien­do es­tra­gos en las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas del cam­po, por lo que mi­les de per­so­nas se en­cuen­tran de­sem­plea­das y en la zo­zo­bra res­pec­to a su fu­tu­ro en la zo­na ru­ral.

En nue­vo re­co­rri­do rea­li­za­do por nuestros reporteros, es­ta vez por las po­bla­cio­nes de San Isi­dro La La­gu­na, Mi­guel Hi­dal­go, Caa­lun­mil, Ma­ya Ba­lam y Ku­chu­ma­tán, se co­rro­bo­ró que al igual que su­ce­de ac­tual­men­te con una gran nú­me­ro de co­mu­ni­da­des de la Zo­na Li­mí­tro­fe, cien­tos de hec­tá­reas des­ti­na­das a la siem­bra, prin­ci­pal­men­te de maíz, se han per­di­do por la fal­ta de agua.

CAM­PA­MEN­TO

SIN PRO­DUC­CION

El que en al­gún mo­men­to fue un cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos gua­te­mal­te­cos, en la ac­tua­li­dad es una co­mu­ni­dad quin­ta­na­rroen­se más, pe­ro, se­gún ad­vir­tie­ron los po­bla­do­res de Ku­chu­ma­tán, las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas del agro han caí­do drás­ti­ca­men­te, al gra­do que hoy en día, só­lo se siem­bra pa­ra co­mer y no pa­ra ven­der.

Mi­guel de Mi­guel Juan y Jo­sé Ra­mí­rez, am­bos gua­te­mal­te­cos na­cio­na­li­za­dos me­xi­ca­nos, men­cio­na­ron que Ku­chu­ma­tán tu­vo su “bri­llo” ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 10 años, cuan­do el cam­po se sig­ni­fi­ca­ba co­mo la fuen­te to­tal de in­gre­sos de los apro­xi­ma­da­men­te 2 mil 500 ha­bi­tan­tes de en­ton­ces (hoy en día con mil 44 ha­bi­tan­tes).

“El pro­ble­ma es que lle­ga­ron los ma­los cli­mas, con los hu­ra­ca­nes los cul­ti­vos que­da­ron in­ser­vi­bles, lo que oca­sio­nó que más de la mi­tad del pue­blo re­gre­sa­ra a Gua­te­ma­la o se fue­ra a otros Es­ta­dos de Mé­xi­co. Los po­cos que nos que­da­mos so­mos tes­ti­gos que el cli­ma si­gue ha­cién­do­nos una ma­la pa­sa­da, pues, iró­ni­ca­men­te, aho­ra lo que nos fal­ta es agua pa­ra nues­tras par­ce­las”, se­ña­ló Mi­guel de Mi­guel Juan.

Jo­sé Ra­mí­rez aco­tó que, an­te es­ta si­tua­ción, a los eji­da­ta­rios del lu­gar se les brin­da­ron dos hec­tá­reas pa­ra la siem­bra, pe­ro an­te la fal­ta de una bue­na co­se­cha, son uti­li­za­das pa­ra su con­su­mo, des­ta­can­do que ur­ge un pro­yec­to de em­pleo tem­po­ral pa­ra de­ce­nas de po­bla­do­res sin tra­ba­jo.

Am­bos ha­bi­tan­tes men­cio­na­ron que la fal­ta de ener­gía eléc­tri­ca en la to­ta­li­dad del po­bla­do, así có­mo el mal es­ta­do de las ca­lles son una de­man­da añe­ja que ten­drá que es­pe­rar, ya que au­to­ri­da­des de los tres ni­ve­les de Go­bier­no les han ma­ni­fes­ta­do que an­te los di­ver­sos re­cor­tes pre­su­pues­ta­les, no exis­ten re­cur­sos pa­ra sol­ven­tar esas pe­ti­cio­nes.  

LA BRI­GA­DA EPI­DE­MIO­LO­GI­CA

Ca­be se­ña­lar que en Ku­chu­ma­tán, es­te me­dio in­for­ma­ti­vo se to­pó con el trans­por­te de la Bri­ga­da Epi­de­mio­ló­gi­ca, ve­hí­cu­lo acon­di­cio­na­do pa­ra es­ta­ble­cer­se por pe­rio­dos pro­lon­ga­dos en di­ver­sos pun­tos de la en­ti­dad pa­ra de­tec­tar y aten­der po­si­bles cua­dros de in­fluen­za, pa­lu­dis­mo, den­gue y có­le­ra.

Se­gún lo ex­pli­có el res­pon­sa­ble de la bri­ga­da (4 per­so­nas), Da­vid Za­mo­ra Gon­zá­lez, es­te cuer­po es­pe­cia­li­za­do y su trans­por­te son un es­fuer­zo con­jun­to de los Go­bier­nos es­ta­tal y Fe­de­ral pa­ra brin­dar aten­ción opor­tu­na y de ca­li­dad a las co­mu­ni­da­des más ale­ja­das del Es­ta­do.

EL OTRO CAM­PA­MEN­TO, EN LAS MIS­MAS

Con una po­bla­ción de 2 mil 220 ha­bi­tan­tes, la ma­yo­ría na­cio­na­li­za­dos me­xi­ca­nos, Ma­ya Ba­lam se con­vir­tió en el ex cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos gua­te­mal­te­cos más gran­de, pe­ro co­rre la mis­ma suer­te que su si­mi­lar de Ku­chu­ma­tán, pues ca­re­ce de alum­bra­do pú­bli­co, pro­duc­ción en el cam­po, y ade­más, co­mo es cos­tum­bre en la zo­na ru­ral, de aten­ción mé­di­ca su­fi­cien­te.

Juan Mo­ra­les Ra­mí­rez, quien atien­de una pe­que­ña tien­da en la co­mu­ni­dad, ma­ni­fes­tó que la fal­ta de alum­bra­do se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma que ata­ñe a to­dos, ya que por la fal­ta de tra­ba­jo, los aman­tes de lo aje­no apro­ve­chan la os­cu­ri­dad pa­ra sus­traer ob­je­tos de las vi­vien­das.

Men­cio­nó que otra de las de­man­das más sen­ti­das es la fal­ta de pa­vi­men­ta­ción en las ca­lles, su­bra­yan­do que “afor­tu­na­da­men­te” ha llo­vi­do muy po­co, ya que es pre­ci­sa­men­te en tem­po­ra­da de llu­vias cuan­do el pue­blo se cu­bre de una “al­fom­bra” de lo­do.

Jua­na Fran­cis­ca Ra­mos, quien jun­to con su es­po­so se de­di­ca­ba a la siem­bra de maíz, plá­ta­no y yu­ca, ex­pre­só que “des­gra­cia­da­men­te”, es­ta ac­ti­vi­dad de­jó de ser re­di­tua­ble, su­bra­yan­do que an­te­rior­men­te, con lo co­se­cha­do en sus tie­rras sa­lían ade­lan­te, pe­ro an­te la fal­ta de llu­via, los cul­ti­vos en su ma­yo­ría se han per­di­do, si­tua­ción que los ori­lla a bus­car em­pleo en la ca­pi­tal del Es­ta­do.

Ma­ya Ba­lam, al igual que de­ce­nas de co­mu­ni­da­des de la zo­na ru­ral, ado­le­ce de per­so­nal mé­di­co su­fi­cien­te pa­ra aten­der, no só­lo a los más de 2 mil po­bla­do­res, si­no a 5 ran­che­rías ale­da­ñas, se­gún lo in­di­có Ma­ría Con­cep­ción Se­gu­ra, en­fer­me­ra del Cen­tro de Sa­lud.

“En es­te cen­tro mé­di­co aten­de­mos 2 en­fer­me­ras y un doc­tor; sin em­bar­go, no nos da­mos abas­to pa­ra aten­der a to­da la po­bla­ción. La úni­ca for­ma co­mo con­ta­mos con per­so­nal su­fi­cien­te es cuan­do en­vían mé­di­cos pa­san­tes, pe­ro no es­tán mu­cho tiem­po, ya que el en­tor­no no les gus­ta y ter­mi­nan por so­li­ci­tar su cam­bio”, di­jo.

CAA­LUN­MIL, 90 POR CIEN­TO DE SU PO­BLA­CION SIN TRA­BA­JO

De los po­cos po­bla­dos en don­de los ha­bi­tan­tes ase­gu­ran con­tar con ser­vi­cios efi­cien­tes en cuan­to a agua po­ta­ble, ener­gía eléc­tri­ca e in­clu­so, ser­vi­cios de sa­lud, Caa­lun­mil, con 338 ha­bi­tan­tes se ha con­ver­ti­do en un po­bla­do que, al de­pen­der su eco­no­mía al cien por cien­to del cam­po, es qui­zás la co­mu­ni­dad re­co­rri­da por Dia­rio de Quin­ta­na Roo, con más de­sem­pleo, ya que se­gún afir­ma­ron sus ha­bi­tan­tes, la ma­yo­ría se en­cuen­tran sin ocu­pa­ción, es­pe­ran­do que las llu­vias fi­nal­men­te cum­plan con su ci­clo.

So­bre es­te res­pec­to, Ana Ma­ría Sa­la­zar, quien se de­di­ca­ra has­ta ha­ce unos me­ses a la siem­bra y cul­ti­vo de maíz y que op­tó por es­ta­ble­cer una pe­que­ña tien­da con los aho­rros de to­da su vi­da, des­ta­có que au­na­do a la fal­ta de llu­vias, los apo­yos por par­te de las au­to­ri­da­des lle­ga­ron de­ma­sia­do tar­de.

“Sem­bra­mos no me­nos de tres ve­ces, pe­ro las tres ve­ces las plan­tas se per­die­ron por fal­ta de agua. Ha­ce po­co lle­ga­ron fer­ti­li­zan­tes y al­gu­nos gra­nos, pe­ro los agri­cul­to­res han men­cio­na­do que ya no sir­ven de na­da, pues nue­va­men­te se per­die­ron las co­se­chas an­te la te­rri­ble se­quía. Nos ur­gen pro­yec­tos pro­duc­ti­vos al­ter­nos a la siem­bra, ya que la po­bla­ción ca­si en su to­ta­li­dad ca­re­ce de tra­ba­jo. Por si fue­ra po­co, al­gu­nos ha­bi­tan­tes que la­bo­ra­ban co­mo al­ba­ñi­les en la Zo­na Nor­te del Es­ta­do, es­tán re­gre­san­do, ya que fue­ron li­qui­da­dos de­bi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca”, men­cio­nó.

Sen­ten­ció que es­ta pro­ble­má­ti­ca man­tie­ne en com­ple­ta in­cer­ti­dum­bre a to­das las fa­mi­lias asen­ta­das en Caa­lun­mil, pa­ra quie­nes via­jar a otras zo­nas del Es­ta­do en bus­ca de em­pleo no tie­ne sen­ti­do an­te la re­ce­sión que pa­de­cen la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos.

MI­GUEL HI­DAL­GO,

PUG­NAN­DO POR UNA

CLI­NI­CA DIG­NA

En­cla­va­da a apro­xi­ma­da­men­te 70 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Che­tu­mal, la co­mu­ni­dad de Mi­guel Hi­dal­go (400 ha­bi­tan­tes) pug­na ac­tual­men­te por que se ter­mi­ne de cons­truir su clí­ni­ca de sa­lud, mis­ma que fue co­men­za­da lue­go del pa­so del hu­ra­cán “Dean”, y que a la fe­cha, cuen­ta só­lo con el “cas­ca­rón”, un im­pro­vi­sa­do con­sul­to­rio y un par de ven­ti­la­do­res.

Y es que se­gún lo ma­ni­fes­tó el Co­mi­té de Sa­lud, crea­do ex­pro­fe­so pa­ra su­per­vi­sar la cons­truc­ción del in­mue­ble, no se pue­de ha­cer mu­cho con 36 pe­sos, ci­fra que hoy en día cons­ti­tu­ye el fon­do pa­ra la edi­fi­ca­ción de la clí­ni­ca.

Las in­te­gran­tes de la men­cio­na­da agru­pa­ción, Dul­ce Ka­ri­na Pe­re­ra Ma­za y Lui­sa Mo­re­no Cas­tro, pre­si­den­ta y te­so­re­ra res­pec­ti­va­men­te, ex­ter­na­ron que ya han so­li­ci­ta­do a la Se­cre­ta­ría de Sa­lud es­ta­tal los re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra que el con­sul­to­rio sea fi­na­li­za­do, pe­ro les han co­mu­ni­ca­do que en es­tos mo­men­tos no exis­ten fon­dos pa­ra tal ac­ti­vi­dad.

“Han pa­sa­do dos años y me­dio y no te­ne­mos block, ma­lla ci­cló­ni­ca, ce­men­to, ven­ti­la­do­res, pi­so ni ca­mas pa­ra ter­mi­nar la clí­ni­ca, es de­cir, nos ha­ce fal­ta de to­do, pe­se a que el mé­di­co vie­ne una vez por se­ma­na, el en­fer­me­ro en tur­no atien­de de for­ma muy efi­cien­te, si to­ma­mos en cuen­ta las ca­ren­cias se­ña­la­das”, en­fa­ti­zó Pe­re­ra Ma­za.

El en­fer­me­ro a car­go del lu­gar, Luis En­ri­que Pi­ne­da Cas­ti­llo, acep­tó que el in­mue­ble dis­ta mu­cho de ser lo que se pro­me­tió a la po­bla­ción, ex­pli­can­do por­qué no ha si­do con­cre­ta­do el pro­yec­to.

“Efec­ti­va­men­te, hay un re­cor­te de pre­su­pues­to, pe­ro tam­bién te­ne­mos que la po­bla­ción no es su­fi­cien­te, ac­tual­men­te el lu­gar es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo “Ca­sa de Sa­lud”, de­bi­do a que se tra­ta de só­lo 400 ha­bi­tan­tes. En lo per­so­nal he se­ña­la­do a los ha­bi­tan­tes que al me­nos se in­te­gren a los di­ver­sos pro­gra­mas de ayu­da que brin­da Se­sa. Só­lo así se pue­de jus­ti­fi­car que se des­ti­ne más di­ne­ro. Pe­ro la gen­te se man­tie­ne apá­ti­ca en ese sen­ti­do. En una char­la que tu­vi­mos re­cien­te­men­te pro­me­tie­ron acu­dir al con­sul­to­rio. Va­mos a ver qué pa­sa”, sen­ten­ció.

RA­RO PA­DE­CI­MIEN­TO EN SAN ISI­DRO LA LA­GU­NA

Vó­mi­to, tem­pe­ra­tu­ra al­ta, dia­rrea y do­lor de hue­sos. Se­gún tes­ti­mo­nio de los po­bla­do­res de San Isi­dro La La­gu­na, una ra­ra en­fer­me­dad ata­ca a la po­bla­ción me­nor de 4 años, pa­de­ci­mien­tos atri­bui­dos a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras.

Se­gún la ver­sión de dos ma­dres de fa­mi­lia, Mart­ha An­gé­li­ca Ló­pez Pé­rez y Yu­ri Ra­mí­rez Fi­gue­roa, de un par de se­ma­nas a la fe­cha, los pe­que­ños de 4 años han pre­sen­ta­do los men­cio­na­dos sín­to­mas, sin que has­ta el mo­men­to les ha­yan in­di­ca­do a cien­cia cier­ta en el Cen­tro de Sa­lud cuál es el ori­gen de la en­fer­me­dad.

In­di­ca­ron que an­te es­ta si­tua­ción, son po­cos los pa­dres de fa­mi­lia que lle­van a sus hi­jos al doc­tor de la co­mu­ni­dad, op­tan­do por tras­la­dar­se has­ta la ca­pi­tal del Es­ta­do.

“No sa­be­mos si es por el ca­lor, o por­que hay mu­cho mos­co, no he­mos te­ni­do fu­mi­ga­ción al me­nos por dos se­ma­nas. Lo que nos pa­re­ce muy ra­ro es que los ni­ños son aten­di­dos con me­di­ci­na bá­si­ca y se cu­ran a los po­cos días”, se­ña­ló Mart­ha An­gé­li­ca Ló­pez.

En­tre­vis­ta­da so­bre es­te res­pec­to, la doc­to­ra de la clí­ni­ca de San Isi­dro La La­gu­na (cu­ya po­bla­ción es de 841 ha­bi­tan­tes), Elea­zar Sal­ga­do Her­nán­dez, ase­gu­ró con­tar só­lo con un ca­so de es­te ti­po, su­bra­yan­do des­co­no­cer so­bre más cua­dros cu­yos sín­to­mas sean los an­tes re­fe­ri­dos.

Ca­be se­ña­lar que con­tra­rio a lo que se ha sus­ci­ta­do en ca­si to­dos los re­co­rri­dos rea­li­za­dos por nuestros reporteros en la zo­na ru­ral del mu­ni­ci­pio, en es­ta oca­sión to­dos los cen­tros de aten­ción mé­di­ca vi­si­ta­dos (San Isi­dro La La­gu­na, Mi­guel Hi­dal­go, Caa­lun­mil, Ma­ya Ba­lam y Ku­chu­ma­tán) se en­con­tra­ban abier­tos con per­so­nal brin­dan­do con­sul­ta, FUENTE DQR

20/08/2009 - Posted by | Quintana Roo

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: